De staycation en las Banyan Villas del Fairmont El San Juan Hotel

Escrito por Lourdes N Martínez – co-fundadora & Editora en Jefe

Fotos y video por Michael Ferrer

Llegamos al Fairmont El San Juan Hotel para lo que sería nuestra staycation de una noche en las remodeladas Banyan Villas. Aunque fue un lunes, nos sorprendió la gran espera que tuvimos al hacer check-in debido al alto volumen de huéspedes que llegaban. Esto fue un buen preludio a lo que nos esperaría, ya que el hotel estaba lleno de extranjeros que venían de diversos países a disfrutar de nuestro Puerto Rico.

Justo en el corazón de los tropicales jardines y el área de la piscina se encuentra la hilera de las Banyan Villas. Al abrir la puerta, nos encontramos con un hermoso, acogedor y moderno cuarto. Una cómoda cama king que se sentía como una nube era el punto focal de la habitación, seguida al fondo por un lounge area perfecto para fotos, trabajar remoto o para compartir; con barra completa, cafetera y nevera.

Un mensaje personalizado en el televisor nos dio la bienvenida, haciéndonos sentir justo como en casa. El baño era cómodo y también moderno. Me encantó la ducha doble ubicada mas abajo del piso y con tragaluz blanco que daba la sensación de estar bañándose al aire libre, pero con toda la privacidad que amerita.

Y por si todo esto fuera poco, cada villa tiene un patio semi privado con cama de sol perfecto para descansar de día o de noche y con vista directa a los jardines y la piscina.

Nos atacó el hambre de mediodía y fuimos a almorzar al Banyan Tree Grill. Allí ordenamos de aperitivo unas bolitas de queso gouda con salsa de guayaba y unas ricas hamburguesas con tocino que vinieron acompañadas de un chips mix de malanga, yuca y plátanos. Como coctel del mediodía recomendamos la margarita de melón.

En la tarde liberé el estrés en el Well & Being Spa & Wellness. Localizado en el piso 10 del hotel, en su recepción tienen la mejor vista a la playa y la piscina. Desde que llegas al front desk te reciben con un trato de excelencia. La experiencia fue relajante incluso desde que se llega al baño y área de casilleros y nos ponemos la bata y las cómodas sandalias.

Pasé al cuarto de espera donde me esperaban con agua infusionada, cómodos sillones y una esfera caliente de sal Himalaya para relajar los pies. Al llamar mi nombre entré a la cabina de masaje donde me dieron a escoger entre aceites a utilizar en el scalp massage. El Well & Being Signature Journey
Massage Treatment duró 1 hora de masaje rítmico de ligero a medio, similar a un masaje sueco clásico para lograr un profundo estado de relajación. Y tengo que decir que salí super relajada y no me quería ir del spa, pero las demás actividades de la noche me esperaban.

Antes de cambiarme, disfruté en la playa del atardecer. El pasar por el portal de la piscina, es como entrar a un mundo mágico con un cielo lleno de colores anaranjados y violetas que transicionaban a la noche.

Llegó la noche y con ella el Show de Magia por Reynold Alexander en Chico Cabaret en The Lobby. La noche estuvo amenizada entre chistes y actos de ilusionismo que entretenían al vasto público que se dio cita. Allí probamos del menú de hors d’oeuvres los sliders de cerdo y el puerto rican roll junto a algunos cocteles. Otra sorpresa fue que de alguna manera terminé participando del último set de la presentación y lo disfruté mucho.

La noche no acabó ahí para mí. Descansé un rato viendo las estrellas desde el patio privado para recargar fuerza y pasar a probar suerte en el casino… del cual no salí con las manos vacías.

Regresamos a la habitación y tengo que decir que el descanso fue exquisito. La temperatura del cuarto estuvo perfecta, la cama se sentía cómoda y cálida y no picó (para los que me conocen saben que algo que evalúo siempre es si la cama picaba, entre otras cosas).

El desayuno lo tuvimos en Caña by Chef Juliana González. Optamos por el variado buffet lleno de opciones tradicionales y otras dirigidas al paladar más refinado. La estación de omelets era el centro de atención y el servicio fue de excelencia.

Culminamos la estadía en la piscina. Fuimos guiados por Nicole al Cabana Seaside 12 la cual fue nuestra guarida del sol donde tuvimos las mejores atenciones, bebidas, frutas y agua Fiji para combatir el calor. Héctor estuvo atendiéndonos con la mayor amabilidad y atenciones, así que cuando visiten la piscina le recomendamos que procuren por él. Tuvimos de todo a nuestra disposición: margaritas y piña coladas en la piscina, churrasco con papas fritas de almuerzo y un refrescante gelato de coco como postre.

El ambiente era uno de relajación y familiar donde vimos parejas, familias y jóvenes disfrutando. Cuentan con una piscina frente al Wellness Center y otras piscinas rodeadas de las Cabana Seaside, Cabana Lux y Cabana Grand para el mejor disfrute de los huéspedes y el mejor trato VIP.

Si estás planificando unas vacaciones en el trópico frente a la playa, con las comodidades de un hotel de lujo y con la privacidad de una villa, Las Banyan Villas del Fairmont El San Juan Hotel son tu mejor opción.

Leave a Reply