Mercedes Benz Fashion Week Madrid otoño invierno 2022 – recap

Escrito por Flor Díaz, intern

La 75 edición del Mercedes Benz Fashion Week en Madrid fue una llena de expectación y emoción por ver las nuevas propuestas que traen diseñadores como Ágatha Ruiz de la Prada, Pedro del Hierro, Custo Barcelona, entre otros, y de los cuales les estaremos hablando de lo mejor de lo mejor de esta edición. 

La pasarela madrileña apuesta por sorprendernos en una fusión entre lo clásico y lo moderno; un claro ejemplo lo es la sastrería que se ve en todo tipo, forma y color. Desde Isabel Sanchís, que nos presenta el glamour renacentista y lo sofisticado de la sastrería en una colección inspirada en la diversidad cultural y la forma en cómo se percibe la moda alrededor del mundo en el que sus piezas se consideran ‘prêt-à-porter’ al estilo neoyorquino.

Piezas entalladas y siluetas tradicionales; al contrario de, Pedro del Hierro que busca más allá de una silueta establecida con una amplia y diversa paleta de colores desde el rojo intenso, marrón y azul hasta el negro elegante enuna colección (Reverse) de moda genderless. Presenta una pasarela en la que los modelos caminan en grupo al ritmo del blues en vivo en el que expone una fusión entre el día y la noche cargada de puro lujo recordando a los locos años 20 con la característica bufanda de plumas. Combina la sastrería tradicional con el clásico esmoquin como en una más contemporánea en la que se mezclan diversos textiles en prendas como gabardinas y abrigos  extra largos que también se presentan a lo mediante de las diferentes pasarelas. 

De igual manera, Malne nos trae un espectáculo en una pasarela en el que el misterio y el lujo aparece en todo su Splendor como se titula esta colección. Una que se considera futurista, pero que la técnica es una tradicional que busca manifestar la inmortalidad de la alta moda apostando por el blanco y negro, el volumen, plumas, perlas y la combinación de tejidos. Nos muestran una sastrería clásica, pero con cortes arriesgados e innovadores combinando cada prenda con un complemento y accesorio diseñados por ellos.  

Por otro lado, las transparencias igualmente hicieron su aparición jugando con la silueta femenina; sobre todo, los muy trendy cut outs. Algo que Andrés Sarda sabe llevar a cabo muy bien, y nos presenta una colección inspirada en el Nueva York de los 70’s, pero con una visión actual y que tiene como propósito el seguir adelante independientemente de todo lo sucedido. Sarda divide la pasarela de Move On en dos partes: lo cotidiano del día, y la diversión de la noche; con piezas coloridas, extravagantes, y con líneas que juegan con el cuerpo. La vida diurna la describe utilizando encajes bordados, denim, tul, lana y fur fabric; mientras que, la nocturna son prendas con transparencias, lentejuelas, mirror fabric y telas vaporosas. 

Dominico; en cambio, nos trae el cyberpunk y el grunge con siluetas retro futuristas de los 90’s. Lovercross sorprende con texturas en 3D en diversidad de colores como naranja, rosa y verde lima, e incorpora el cuero utilizando el motocross como referente con detalles metálicos como las steel spikes muy características del punk

Otro gran creativo que nos da cortes atrevidos y sexys lo es Custo Barcelona con una nueva propuesta arriesgada en formas, siluetas y textiles. Light up es dedicada a las mujeres que desean sobresalir y brillar ante el mundo mostrando seguridad y empoderamiento. Dolman apuesta por la mezcla de tejidos contrarios como los ligeros con otros más pesados; naturales con sintéticos o elásticos con los que no tienen tanta elasticidad. 

El volúmen extremo también forma parte del MBFWM con exorbitantes mangas y hombreras resaltando brazos y hombros poderosos en prendas de todo tipo como blusas, vestidos y abrigos. Igualmente se han visto en siluetas asimétricas tanto con o sin volumen. La presentación de Encinar es una que se caracteriza por ser teatral, femenina, contemporánea, de gran volúmen, inmensos volantes y lazos enormes. Combina el negro con colores pasteles como el verde, rosa y azul; así como, las flores que adornan el cabello de algunas modelos como la pasarela, lo que nos estuvo curioso por ser algo característico de la primavera y no del otoño. Se inspira en los años 80’s y 90’s; así como, en la cultura española; aunque, también, nos recuerda a grandes diseñadores de alta costura de los 50’s, pero más moderno. 

Odette Álvarez nos deleita con una elegancia chic en su colección titulada Freya Otoño/Invierno 22 en el Hotel Wellington. Sacada de un cuento donde las modelos lucían como princesas con tiaras adornando sus cabezas y vestidas con piezas con detalles artesanales. El maquillaje consta de sombras en tonos bronce  o tierra, y labios de un nude subido. Se destaca su paleta de colores en tonos oscuros, el uso de pieles (fur fabric) y el animal print; no obstante, son los hombros poderosos, con hombreras y mangas oversize lo que la hace parte de la tendencia que vemos con frecuencia en esta edición.  

En lo que se refiere a color, destaca la gama de tonos cálidos como el rojo, el amarillo y el naranja; así como, los tonos rosas. Igualmente, se ven los azules, y los clásicos neutros blanco y negro. Un ejemplo de una paleta colorida lo es la pasarela de Agatha Ruiz de la Prada, quien trae alegría y vida al MBFWM llenando de color la pasarela, y en la que por primera vez nos sorprende abriendo su presentación con una línea infantil en la que destaca la inocencia, vitalidad y ternura; además de, buscar transmitir el empoderamiento femenino de los años 60’s y 80’s. Una colección que incluye mini vestidos en conjunto con prendas más casuales y deportivas; así como, la combinación de estampados como sabe hacerlo De la Prada en tonalidades rosas, fucsia, naranja, amarillo, verde, entre otros. Vemos Igualmente, abrigos con los colores de la bandera española, fur fabric y una mezcla de siluetas lineales y vaporosas. Es decir, se divierte con textiles, colores, estampados y formas con cortes oversizes.

En resumen, piezas potentes en una combinación de siluetas, tejidos y colores en el que se deconstruyen las siluetas tradicionales para transformarlas en frescas y modernas. Otro tema que nos llama la atención son los hombros destapados de forma asimétrica, así como, nos sorprende de agradable manera que aún siendo una pasarela otoño/invierno resaltan los tonos vivos más primaverales. Por otro lado,  entre los accesorios destacan las gafas de sol, los aretes de flecos y oro, los cinturones y los bolsos grandes como pequeños. En términos de maquillaje, podemos afirmar que la mayor parte fue minimalista en el que solo destacaban los ojos o los labios; en el cabello, es uno variado, según la temática de la pasarela, desde peinados recogidos o suelto, hasta unos más futuristas. No cabe duda, que el Mercedes Benz Fashion Week Madrid es uno de alta moda chic.

Leave a Reply