#CartaDeLaEditora Brindemos por la autoevaluación y las nuevas metas

Enero 2021 llegó con muchos sueños y sabor a desilusión. Y es que todos en lo más profundo deseamos que cuando dieran las 12:00 am todo lo del pasado año quedara atrás y comenzaremos uno nuevo llego de buenas noticias y oportunidades.

Pero como era de esperarse, seguimos con COVID-19 y la amenaza de nuevas sepas; los mercados restablecidos a medias, y seguimos buscando sobrevivir. Eso es preocupante porque como dijo el empresario Glenn Stearns en Undercover Billionaire, mientras estemos buscando sobrevivir, no podremos ni pensar en crecer nuestros negocios.

Esto aplica a todas las industrias, pero en especial a la de la moda, a la que pertenecemos. Despertamos en el 2021 con el lastre que dejó el 2020 como un torbellino derribando todo a su paso. Colegas en los medios desempleados, la falta de plataformas para llevar información sobre moda, educar y entretener sobre el estilo de vida, y un vacío no intencionado en el apoyo a los diseñadores, es con lo que nos topamos.

Lo antes dicho aunque puede poner “down” a cualquiera, debe ser usado como el combustible para este nuevo año. Cada persona en la industria es importante y necesaria.

Cada una debe sentarse a soñar; a trazar metas de lo que desea alcanzar en el 2021 y visualizarlo como si no tuviera obstáculos en el camino. Éstas metas deben ser guiadas por la creatividad y lo que el cliente post pandémico demanda, siempre pensando en brindar el más alto estándar de calidad.

Cada persona debe autoevaluarse sinceramente y pensar en sus debilidades profesionales, en las cosas que debe perfeccionar y cosas que tiene que cambiar. Porque de esta manera la industria, como siempre lo ha hecho, se puede ayudar mutuamente a crecer y mejorar y a cambiar percepciones y hasta la economía del país.

En la unidad y el “self awareness” es que cada uno dentro de la comunidad se vuelve único; ofrece un mejor producto o servicio y deja huella para la próxima generación.

Estamos en un punto que el que más o el que menos está en el fondo, pero con la ventaja de clientela y años de experiencia. Y todos sabemos que del fondo lo único que queda es subir.

¡No seamos tímidos como industria, que de los tímidos nadie escribió nada!

Lourdes Nicolle Martínez

Fundadora y Editora en Jefe

Leave a Reply