Carta de la Editora: #NiUnaMás #NiUnaMenos : ¿Y ahora qué?

Por Lourdes Nicolle Martínez, Co-fundadora y Editora en Jefe TRAFFIC CHIC @lourdesnicolle

Cada vez que escuchamos sobre la trágica muerte de una mujer a manos de su pareja o de casos de abuso a la mujer, nos consternamos. Pero luego seguimos con nuestra vida y hasta que no nos toca de cerca no hacemos nada. Pero si este es tu caso, eso va a cambiar hoy.

Como todo Puerto Rico llevo días en un estado de shock que me tiene con la boca abierta y con la mente a punto de explotar. Conocemos de casos de maltrato, asesinato pero al levantar la voz nos damos cuentas que entre abusos, secuestros y asesinatos son tantos ocurriendo al mismo tiempo que estamos perdidos como sociedad. Y esos son sólo los que se publican en la prensa y las redes sociales.

Queda mucho por hacer

Nos queda claro que hay mucho camino por recorrer, que debemos seguir levantando la voz hasta que ocurra un cambio real y el número de casos llegue a cero.

Por cómo se manejan los casos que solicitan protección podemos ver que se necesita romper con la burocracia gubernamental. Y no me malinterpreten. Todos tenemos claro que hay casos extremos donde de verdad se solicitan órdenes de protección para hacer daño a la pareja.

Pero en su mayoría, los casos son reales, peligrosos y con prueba robusta y lamentablemente no se manejan diligentemente. Asimismo, dentro de la estructura burocrática necesitamos una gran dosis de empatía y sentido de urgencia no importando los protocolos establecidos y todos los disgustos del empleado con el empleador. Estamos hablando de una causa mayor; de vidas, de futuro, del presente del país.

Otro de los pasos a seguir trabajando es educar sobre el tema desde pequeños para crear ciudadanos respetuosos de la vida. Esto debe ser un esfuerzo completo entre la escuela, las instituciones públicas y privadas, el sector religioso y hasta el comercio.

Asimismo, es importante recalcar que la crianza es responsabilidad de los padres o tutores. Cada persona a cargo de menores y adultos no debe tomar esta responsabilidad a la ligera y que además de con palabras, debe ejecutar actos claros donde se respete la vida, se compartan tareas del hogar, se hable con lenguaje respetuoso y se valore a todos por igual, en especial a la mujer.

¿Qué podemos hacer hoy?

En este momento y a pesar de todas las deficiencias sociales que mencionamos anteriormente, no nos podemos quedar con los brazos cruzados. Debemos actuar AHORA.

Trabajemos la autoestima de la mujer:

Tu vales, y por estar o haber estado en una relación abusiva no te hace menos, no te obliga a quedarte en el círculo vicioso, ni a repetir patrones familiares y de relaciones anteriores.

Tenemos que estar claras que valemos tanto que no tenemos que aguantar maltratos de ningún tipo y aunque se vean sutiles.

Dios nos creó; nos dio valor y nos hizo únicas. Valemos solamente por existir, no necesitamos ninguna razón adicional. Aún cuando no estés en una relación de maltrato, MENCIONA ESTO EN VOZ ALTA todas las veces que sea necesario hasta que lo creas e internalizes.

Asimismo, si sospechas o sabes de alguna mujer que esté en una relación abusiva, recuérdaselo también las veces que sea necesario. Muchas veces por las situaciones de la vida nos ponemos en último lugar y hasta se nos olvida que valemos más que cualquier cosa creada.

Cero tolerancia

Por mi personalidad, carácter y en repudio a ciertas experiencias de mi vida soy intolerante al maltrato sea verbal o físico; directo o sutil. Pero también tengo claro que muchas personas no son tan fuertes como yo, pero para eso estamos: para fortalecernos y ayudarnos unas a otras.

Ten claro esto: no te dejes controlar, no te dejes celar, no te dejes gritar ni menos golpear. Si pasa no es tu culpa pero tienes que estar clara que debes terminar la relación y estar claro que todo lo que permitas puede escalar y poner en riesgo tu vida que vale demasiado.

Aunque pienses que estás sola y que te juzgarán, NO LO HARÁN. Tus familiares y amigos te aman y quieren lo mejor para tí y estoy segura que te ayudarán en todo lo que necesites. Y de no encontrar apoyo cercano, hay instituciones que se dedican a ayudar a víctimas de maltrato, por “pequeño” que sea.

Debes entender que si eres adulta, por más difícil que sea tu caso, la decision de salir de la relación abusiva siempre será tuya, y el apoyo y protección que se te puede brindar siempre será limitado mientras no tomes la decisión de salir de la relación y recibir la ayuda.

Protección antes, durante o después de una orden de protección en casos de maltrato

En el caso de Puerto Rico lamentablemente aunque te otorguen una orden de protección, la cruda realidad es que debes cuidarte por cuenta propia porque el papel no te protege y no hay policías suficientes para socorrerte en caso de un episodio de acecho y agresión como lamentablemente hemos visto en los últimos días en la Isla.

Los siguientes consejos los repito luego de darlos a un familiar ante un posible ataque de su agresor:

1. Corta toda comunicación con el agresor.

2. En tu hogar elimina objetos en el exterior con los que te puedan atacar o faciliten el romper un cristal o una ventana o puerta.

3. Ten precaución al entrar y salir de tu residencia, vehículo, trabajo y observa primero si hay algo inusual o si percibes a tu agresor.

4. En tu hogar cierra bien las puertas y mantén objetos protectores en lugares escondidos alrededor de tu hogar.

5. Comunícale la situación a tus vecinos, amigos y familia para crear un plan de protección y red de apoyo y ayuda en caso de emergencia o en caso de que vean a tu agresor cerca de tí.

6. Comunica tu situación con el Departamento de Recursos Humanos de tu trabajo para que estén al tanto y puedan activar su protocolo y política exigida por la Ley Núm. 217 de 2006 para atender efectivamente situaciones de violencia doméstica, agresión sexual y asecho.

Y si estás en Puerto Rico la Ley Núm. 83 de 2019 provee a los empleados una licencia especial de 15 días para atender situaciones relacionadas a violencia doméstica, de género, actos lascivos o asecho. También se puede usar esta licencia para asistir a un familiar que esté enfrentando estas situaciones. 

Y si eres patrono recuerda que tienes la responsabilidad de notificarle sobre esto a tus empleados.

Esto, aunque lamentable para nosotras, no impide que alguien mal intencionado nos quite la vida porque no hay manera en que NADIE pueda buscarse o ganarse eso. Pero tampoco podemos vivir con miedo.

Recordemos poner nuestra fe en Dios y en su protección y amor eterno. Y poner manos a la obra y nuestro granito de arena para poder cambiar las estadísticas UNIDAS.

Tengo fe que con nuestras acciones logremos eliminar las muertes violentas, los episodios de maltrato y que construyamos con nuestros actos una sociedad donde podamos caminar y vivir sin temor a nada. En TRAFFIC CHIC nos comprometemos a crear espacios de discusión, campañas y programas para ayudar a mujeres a no ser una mas en las estadísticas.

Leave a Reply