Practica el self-love este San Valentín

Por Frances Guzmán, intern

El self-love –amor propio, en español- es más que una tendencia, es la práctica del autocuidado que puede ser implementada en la cotidianidad, desarrollando pequeñas rutinas. Son aquellas practicas que se pueden utilizar para mejorar el ánimo, restaurar energías y mostrarle gratitud al cuerpo. 

Muchas veces se nos olvida cuan importante es el self-love; y con San Valentín aproximándose, este es un excelente día para nutrir ese amor propio, que es igual de importante que el amor hacia otras personas. 

Por esta razón te creamos esta rutina de self-love. Considerála como tu oportunidad para celebrar el amor propio este San Valentín -o cualquier otro día que lo necesites-. Así que prende esas velas, pon la músiquita suave y prepárate a darle mucho love a la persona más importante en tu vida, tú.

Cuida tu piel

Para muchas personas el self-love implica dedicarle tiempo al cuidado de la piel; y no debería ser excepción en San Valentín. Inverte en tí, separando una limpieza profunda en el Spa; o acude al cuidado en el hogar comprando productos o utilizando remedios caseros. Nunca he conocido a alguien que se haya arrepentido de pasar la noche exfoliando su piel y tratándola con algunas mascarillas. 

Separa tiempo para meditar

Meditar ya no es solamente para “hippies”, un sunnúmero de personas utilizan está practica para introspeccionar su mente y manifestar sus intenciones para actividades futuro. Haciéndo esto, tendrás la claridad de como se encuentra y siente tu mente. Al igual que te ayuda a planificar hacia donde se puede dirigir tu futuro.  

Haz lo que te apasione

Es fácil perderse dentro de las actividaes cotidianas, por esto separa el día para practicar aquel pasatiempo que te llena de alegría. Sea pintar, bailar, cocinar o hasta ver Netflix; regálate un poco de alegría, satisfacción y relajación este San Valentín.

Combina la indulgencia con mindful eating 

No esperes a que alguien te saque a cenar, disfruta de San Valentín comiendo tu plato favorito y todos los chocolates que tu corazón desee. Siempre tomando en consideración mindful eating, la práctica de comer escuchando tu cuerpo y tu mente, dándole lo que este te dice que necesita. De esta manera disfrutas de lo que consumes a la vez que cuidas tu cuerpo.  

El self-care es una práctica personal, que tiene significados diferentes para cada persona. Por esta razón, haz con lo que estés cómoda. De esta manera te aseguras  de que este San Valentín esté lleno mucho amor propio. 

Leave a Reply