David Antonio: 35 Años de Moda, Logros, Emociones y Lecciones

Foto por Giovan Cordero para David Antonio

El reconocido diseñador de modas David Antonio se prepara para celebrar el 26 de septiembre de 2019 su 35 Aniversario con el desfile “El Reino,” una Gala Coctel a beneficio del Hogar Cuna San Cristobal. El evento será a las 7:00 p.m. en el Ballroom del Hotel Caribe Hilton.

En esa bien vivida trayectoria hay muchas cosas que contar. Sentarse con un artista que trabaja con la ilusión del niño que cortaba tiras de pañuelos en una esquina de su cuarto en Yabucoa en los 1980s “al ritmo de Footloose y Pet Shop Boys,” es motivador.

El tiempo y la pasión no han pasado para David Antonio, quien corta cada tela, examina cada bordado y supervisa cada tarea que asigna a un equipo de costureras y bordadores cuidadosamente seleccionados por él para cumplir el sueño de miles de clientas y clientes que por más de tres décadas le han confiado las ocasiones más especiales de su vida. Y esa responsabilidad la toma muy en serio.

“Diseñar piezas de ropa, un traje de novia, una quinceañera, un vestido de graduación…es un privilegio enorme, y así mismo cuidamos la confianza que depositan en nuestro equipo de trabajo,” dijo David Antonio. “Mi más grande satisfacción es ver las clientas complacidas, ver esa sonrisa y saber que fui parte de ese día especial.”

Desde el 1994, David Antonio ha realizado sobre 70 desfiles oficiales de moda en San Juan, para las temporadas de Primavera | Verano y Otoño| Invierno; pero en muchas ocasiones integra una o dos colecciones más pequeñas entre temporadas, para grupos privados o causas benéficas fuera de San Juan, o de Puerto Rico,. Un cálculo rápido arroja que debe haber confeccionado más de 7,200 piezas de ropa para pasarelas, sin contar las piezas que confecciona semanalmente para tener opciones nuevas para la clientela  en el taller. Durante su carrera, ha vestido cientos y cientos de mujeres y hombres locales y extranjeros que componen uno de los archivos de contactos más extensos y selectos de la industria.

Recordando su primer gran desfile, el 19 de abril de 1994, en el Hotel San Juan de Isla Verde, llega a su memoria la gran modelo Rosa Lourdes Ortíz, quien hasta hoy siempre ha sido parte de sus eventos de moda.

Recordando esta fecha, comparte inmediatamente que nada hubiese sido posible sin el apoyo de su familia y en especial de su padre, Santos Santiago. Es el segundo de siete hermanos, y el único que desde muy niño mostró interés por el arte. Fue su padre quien le compró su primera máquina de coser, “era una Kenmore, en segundas manos,” y fue su padre quien tan pronto pudo le construyó su primera mesa de corte en su cuarto en La Villa de Yabucoa, para que no se lastimara la espalda cortando telas en el piso o en la mesa del comedor. 

Este año David Antonio celebra 35 años en la industria de la moda, porque aunque diseña y cose desde muy niño, “empecé a coser a los 12 años y nunca he parado de coser,” insiste en que su carrera la marcó la primera colección completa que presentó ante un público fuera de la sala de su casa. Para ese entonces ya contaba con 16 años. 

Esa presentación fue en la Discoteca Jeans en San Juan, y tuvo que entrar por la puerta de atras a vestir a las modelos sin asomarse a la discoteca, porque no tenia la edad legal para estar dentro del lugar. Así, y sin tener edad para mezclarse con sus primeros públicos, fue presentando sus colecciones en Levels, Mykonos, Isadora y Julianas.

Muy pronto llegaron acercamientos de empresarios de la época. Y sus piezas se empezaron a vender en boutiques como Ibiza, Le Card, Tráfico y La Femme.

“Era bien emocionante,” dijo el diseñador. “Recuerdo que iba a las tiendas a ver mis piezas en los racks de las tiendas, y las clientas comprando mis diseños sin saber que eran míos…era como un sueño. Irreal.”

Graduado del Liceo de Arte y con estudios de la Universidad Mundial de Diseño, hizo su práctica con la respetada diseñadora puertorriqueña Carlota Alfaro. Tiempo después estableció su primer taller en Río Piedras, en la Calle Vallejo. Allí trabajaba con la máquina de coser que su papá la había regalado, y que aún conserva para nunca olvidar de donde vino.

Luego de ahorrar lo suficiente, montó un taller más completo en la Calle Castelar en el Sector Villa Palmeras de Santurce. Y eventualmente compró una propiedad más grande en el mismo sector, en la Calle Barbosa, donde actualmente tiene su centro de operaciones.

David Antonio creció admirando a Marisol Malaret. Es por esto, que a pesar de que ya tenía clientas fijas en Humacao y San Juan, no fue hasta que la entonces directora de la Revista IMAGEN le compró varias piezas que sintió que había realmente triunfado. El encuentro con Malaret se da días después que un asesor de la publicación le compró una pieza al yabucoeño sin decirle para quién era el regalo.

“Esa semana ella misma me llamó por teléfono, imagínate…,” cuenta. “Me dijo que le encantó la blusa, que ese era su estilo y me pidió que le llevara más piezas mías a su oficina.”

David Antonio agarró cuatro o cinco blusas que sabía le iban a gustar y montado en su bicicleta, llegó a la Avenida Fernández Juncos a conocer a su ídolo. El encuentro fue casual y Marisol lo recibió con la sencillez que la caracteriza, dijo emocionado recordando el momento. Allí en ese instante nació una gran amistad entre ambos que se fortaleció con el tiempo y continúa hoy día.

Tijera en mano, este artista de sonrisa suave y un gran sentido del humor comparte experiencias y anécdotas durante una tarde de locos en su taller de Santurce. El taller, “Gracias a Dios,” siempre está lleno. Lo mismo recibe a Tito El Bambino y diseña el vestuario de sus próximas presentaciones artísticas que se sienta con calma con una novia, su mamá y todas las damas para presentarle varias propuestas que vayan de acuerdo a su estilo y a su presupuesto.

Con una carrera llena de éxitos profesionales y una trayectoria de presentaciones que resuenan dentro y fuera del Caribe, América Latina y Estados Unidos, son muchos los momentos especiales que le ha tocado vivir. Sin embargo, al ser enfrentado con la pregunta solo recuerda momentos que lo impactaron como ser humano, más allá del talento y sus bocetos.

Una tarde hace ya varios años recibió una llamada de una mujer de Yauco. Le dijo que su hija de 14 años quería ser diseñadora de modas y que soñaba con conocerlo. David Antonio le dijo que lo honraba con ese pedido y prometió ir a conocerla. Esa misma semana se trasladó a casa de la familia en las afueras de Yauco y se encontró con una joven vibrante y alegre, pintando bocetos en su cama de posiciones mientras recibía tratamiento contra un cáncer terminal. 

Fotos por Edwin J. Lebrón para David Antonio

David se sentó con la niña en la cama todo el día, le enseñó truquitos de dibujo y costura, y estuvieron trabajando en el diseño de un vestido que ella misma creó. Quedaron en verse el mes próximo cuando regresara de un viaje de negocios. Pero no pudo ser. Estando de viaje recibió la llamada de la mamá de la niña agradeciéndole la tarde que compartieron juntos. La joven había ya fallecido.

“Son cosas que nunca esperas en la vida,” dijo el artista. “¿Que una niña sueñe con conocerme? ¿Quién soy yo? Dios es muy grande. Me ha dado tantas bendiciones. Son momentos que, o te derrumbas o te fortaleces para ayudar a otra persona. Y aunque me rompo por dentro, sé que mi obligación es ser fuerte y dar lo mejor de mí.”

También recuerda a la líder comunitaria Pupa Encarnación QEPD. Pupa lo llamó una mañana del Terminal de Lanchas de Vieques para pedirle verlo ese mismo día. No tenia cita previa, pero David Antonio movió unos compromisos y la recibió. Pupa quería sorprender a su ahijada en sus 15 Años, comentó. “Llegó en pon y cansada,” recordó David, “¿cómo no recibirla?. Días después regresó con la ahijada a recoger el vestido “y fue tan dulce, no podía creer lo bella que estaba la joven en el traje que había pedido…”le dije que el honor de hacerle el vestido de sus sueños a su hija, como la llamaba, era todo mío.”

David Antonio es uno de los diseñadores que más colabora con organizaciones sin fines de lucro. Y colabora de corazón. No solo haciendo eventos para beneficio de causas comunitarias, de niños y de pacientes, sino que se integra como voluntario y participa activamente con cada causa que le solicita ayuda. A lo largo de su carrera ha trabajado con la Fundación Pro Ayuda de Puerto Rico, La Fundación Carrusel, la Fundación Alas, Hogar Santa María de los Angeles, el Hospital de Niños San Jorge y Operación Sonrisas. Igualmente trabaja con la Fundación Mi Gran Sueño, para niños y jóvenes con diversidad funcional, con quienes fundó hace nueve años el desfile anual “Moda Sin Obstáculos.”

Con una de las directoras de la Fundación Mi Gran Sueño, Sheila, tuvo otro momento hermoso, dijo. Sheila, clienta fija, un día le pidió un vestido de prom para su hija. Lo fue a recoger con la joven, y con su mamá. Cuando su hija se midió el vestido se emocionó muchísimo,  y mamá y abuela, ambas no-videntes, le pidieron a la joven que se acercara para ver el vestido de cerca. 

“Mamá y abuela empezaron a tocar el vestido y a ver con sus manos los bordados y lentejuelas del diseño. Sin poder verlo como lo hacemos los que vemos completamente, ellas sintieron las lágrimas de la nena y la alegría de ella…la emoción de que Dios me permitiera ver ese momento tan mágico en mi taller fue gigante, no hay palabras para describer algo así,” dijo David Antonio. “Es tanto lo que hay que agradecerle a Dios, y todavía nos quejamos…”

Volviendo al presente, la colección “El Reino” es una oda a las monarquías del mundo, algo que siempre le ha intrigado. Un ávido lector, David Antonio se interesó desde muy temprano en la forma en que estas familias sobreviven los siglos manteniendo sus tradiciones a través del tiempo. Esta colección, sin embargo, la dedica a las maravillosas mujeres que siendo parte de estas monarquías se atrevieron a romper con las reglas y el protocolo para desafiar la monotonía y crear su propio estilo al vestir.

“Unas más atrevidas que otras, pero todas fabulosas y llenas de personalidad y valor,” dijo David Antonio. “Me encantan Carolina de Mónaco, Lady Diana, Rania de Jordania y la Reina Letizia. Todas establecieron un estilo, y sientan pauta. Impulsan cambios en las monarquías y han transformado la industria de la moda. Son una brisa fresca de futuro.”

La colección “El Reino” incluye 80 cambios para hombre y mujer, divididos en cuatro estampas. Predomina el rojo, los colores metálicos, el trabajo artesanal, los bordados, encajes y brocados, “Mucho lazo, mucha manga, mucha abundancia, en fin una colección que habla de los excesos.”

Para esta pasarela del 35 Aniversario, el diseñador reunirá un importante grupo de modelos y personalidades que lo ha acompañado a través de su carrera. 

El diseño de maquillaje y peinados es de Carlos Marrero. La joyería es de la Letrán Jewelers, y el calzado es de Novus y Galería. El coctel es una cortesía de V.Suárez y el Hotel Caribe Hilton. 

“El Reino” es el jueves 26 de septiembre a las 7:00 p.m. en el Hotel Caribe Hilton a beneficio del Hogar Cuna San Cristobal. Esta es una organización sin fines de lucro establecida en 1992. Es el primer hogar en Puerto Rico con licencia para adopción. Alberga temporeramente a niños removidos por maltrato o negligencia candidatos a adopción de 0 a 7 años de edad. Tambien recibimos niños a través de entrega voluntaria para aquellas mujeres que enfrentan embarazos no planificado o no deseado  y ven la adopción como una alternativa responsable.​

Para más información sobre el Hogar Cuna San Cristobal por favor llame al 787.747.9488 o busque sus páginas en las redes sociales.

Leave a Reply