Cuida tu piel desde casa

Por Gabriela Marichal, intern

Aunque pueda percibirse como superficial o meramente estético, el cuidado de la piel, y particularmente de la cara, es necesario para nuestro bienestar general.

El mercado de protección de la piel ha tenido un boom en los últimos años. Es por esto que existe un sinfín de productos disponibles en el mercado. Esta variedad puede ser confusa para los consumidores que buscan establecer una rutina principiante para el cuidado de su rostro. 

Los dermatólogos recomiendan que se establezca una rutina consistente con productos básicos. Cabe tener en cuenta que cada piel es diferente y, según se vea el progreso, se pueden integrar otros productos. Incluso existen diferentes tipos de rutinas para el día y la noche. 

Ahora una lista de productos básicos para el cuidado de la cara, en el orden que se recomienda se apliquen:

  1. Limpiador
Photo by Jasmin Sessler on Unsplash)

Los jabones limpiadores remueven la grasa, sucio e impurezas de la piel que se acumulan durante el día. Cada producto es diferente pero, usualmente, es recomendable lavar el rostro dos veces al día. 

Cuando se trata de productos para el rostro, se debe comenzar utilizando los simples que no contengan fragancias ni otros ingredientes innecesarios. 

2. Sueros

Photo by Phaedra Botanicals on Unsplash

Los sueros para la piel son una inyección (sin necesidad de agujas) de nutrientes que fortalecen las áreas de necesidad que pueda tener el rostro. Pueden conseguirse en forma de gel, aceite o a base de agua.

Se puede decir que estos sueros asisten al resto de productos en el mejoramiento de la hidratación, evitar inflamación, entre otros. Existe una extensa variedad de sueros, por lo que cada persona tiene la opción de utilizar el que mejor se adapte a su piel. 

3. Humectante

Photo by Retha Ferguson from Pexels

El humectante es importante para la hidratación y el mantenimiento de la piel. Ayudan a mantener la piel del rostro, que es más delicada que el resto, saludable y radiante. 

Igual que los limpiadores, los humectantes con mejores resultados, según los expertos, son los que contienen pocos ingredientes y no tienen fragancias u otros químicos innecesarios. También es aconsejable que el humectante contenga protección contra los rayos ultravioletas del sol. Incluso para personas con pieles grasosas se recomienda el uso de humectantes de manera habitual, pues ayudan a balancear las mismas. 

Además, los humectantes acompañan al resto de los productos que aplicamos en nuestra piel y les auxilia en su efectividad. Inclusive funcionan como barrera entre la piel y el maquillaje, promoviendo la protección de la piel, así como la longevidad del maquillaje. 

4. Protección solar

Photo by Muhammad Faris on Unsplash

La protección contra el sol es importante en toda la piel, pero la cara requiere mucho cuidado, pues está más expuesta a los rayos ultravioletas. 

El bloqueador solar protege a la piel de cáncer, arrugas y envejecimiento prematuro. Los dermatólogos recomiendan que se utilicen bloqueadores con un Factor de Protección Solar (SPF, por sus siglas en inglés) de 30 o más, para mayor efectividad. 

Es importante usar un SPF a diario, incluso cuando está nublado, para proteger la piel. Asimismo, puede ser utilizado debajo del maquillaje. 

5. Mascarillas

Photo by Anna Shvets from Pexels

Las mascarillas son un paso opcional que podemos añadir a nuestra rutina de cuidado de la piel. 

Como los exfoliantes, las mascarillas no son, necesariamente, de uso diario. 

Existe una variedad de tipos de mascarilla a escoger según el tipo de piel y los beneficios que interesen. Las de arcilla, por ejemplo, ayudan a absorber grasa y reducir la apariencia de los poros. Por otro lado están las sheet masks, que consisten de una especie de tela hecha de algodón y otros textiles empapados de producto. Las sheet masks son más fáciles de usar, pues simplemente se remueve la “tela” y no hace falta lavarse la cara para quitarla. Vienen preparadas con sustancias líquidas que la piel absorbe y ofrecen diferentes propiedades. 

También existen mascarillas peel off, que poseen las mismas propiedades que otras mascarillas con la salvedad de que se aplican a la piel en su forma “líquida”, se espera a que sequen y se remueven pelando hacia arriba. De esta forma, igual que con las sheet masks, no hace falta lavar el rostro para removerla. 

Leave a Reply